Ir al contenido principal

Click Aqui

¿Puede un simple truco mental ayudarte a controlar las ansias de comer chocolate?

Michael MosleyMédico y periodista de la BBC

29 julio 2015

Compartir


El experimento fue probado con 200 entusiastas del chocolate.

Primero, tengo que hacer una confesión: soy adicto al chocolate. He estado tratando de renunciar a él muchas veces. Y también muchas veces he fracasado.

Mi hija nunca me ha perdonado por comerme su huevo de chocolate de Pascua cuando tenía ocho años.

El problema fue que estaba allí en la mesa, abierto, llamándome. Pensé que sólo comería un pedazo pequeño y que ella nunca se daría cuenta. Pero tomé otro mordisco, más grande. Y pronto el huevo desapareció y me atraparon con manchas de chocolate en la boca. Me sentí culpable. Era culpable.

En el Reino Unido somos una nación de adictos al chocolate. Comemos en promedio unos 11 kilos de chocolate al año por persona, una de las tasas más altas del mundo. Sabemos que la combinación de grasa y azúcar es mala para nosotros, pero no podemos resistirla. Saber que es "malo" incluso podría ser parte de su atractivo.

Mucha gente, estoy seguro, seguirá deleitándose con chocolate, pero ¿qué se puede hacer si alguien realmente quiere renunciar a él, o al menos reducirlo?

Imaginación

En el programa de la BBC "Confía en mi, soy médico", decidimos investigar el tema.

Los voluntarios no sabían en qué consistía el experimento.

Invitamos a más de 200 entusiastas del chocolate a participar en un experimento contra intuitivo diseñado por el profesor Carey Morewedge de la Universidad de Boston.

El experimento no sólo era contra intuitivo sino también algo complicado porque no podíamos decir a los voluntarios lo que íbamos a hacer con ellos.

Si lo hacíamos corríamos el riesgo de alterar su conducta y perjudicar los resultados. Lo único que podíamos decirles es que ésteinvolucraba comer chocolate.

Una vez que todos estaban reunidos en el Merchant Adventurers Hall (Centro de los Aventureros Mercantes) en York, Inglaterra, dividimos a los voluntarios en dos grupos.

Al primer grupo se le pidió imaginar que estaban comiendo 30 chocolates, uno por uno. No se trataba de imaginar que se rellenaban su boca imaginaria con puños imaginarios de chocolate, sino tenían que pensar que los masticaban lentamente uno por uno.

Esto les llevaría mucho tiempo.

El segundo grupo tenía que hacer lo mismo, pero tenían que imaginar que comían sólo tres chocolates.

Cuando terminaron les pedimos a cada uno que llenaran un formulario complicado. Peroaquí estaba el engaño: nosotros no estábamos interesados en lo que escribieran en el formulario.

Vigilados

Lo que realmente queríamos ver es cuánto habían comido de los tazones de chocolates que habíamos dejado casualmente en la mesa dónde estaban llenando sus formularios.

Los voluntarios no tenían idea de que estaban siendo vigilados. El profesor Morewedge apostó que el grupo al que se le había pedido que imaginara comer muchos chocolates comería menos.

Entre más chocolates se imaginaran comer y saborearan mentalmente, comerían menos en la vida real.

Y estaba en lo correcto. El grupo que había imaginado comer 30 chocolates comió 37% menos que el grupo que se imaginó comer tres.

Fue un resultado sorprendente. Pero decidimos mantenerlo en secreto hasta el final de la segunda parte del experimento.

Pero ¿qué estaba ocurriendo? Yo hubiera pensado que la mejor forma de dejar de comer chocolate era evitar pensar en ello, o no tenerlo cerca de nosotros.

En mi casa no había nada de chocolate (si los niños tenían algo sabían que debían esconderlo).

"Intuitivamente eso tiene sentido" dice el profesor Morewedge, "pero cuando tratamos de evitar algo o tratamos de dejar de pensar en ese algo, inmediatamente comenzamos a pensar en ello".

"Si yo digo: "no voy a pensar en un oso blanco", de inmediato empiezo a pensar en osos blancos".

Cuando la gente trata de suprimir pensamientos, tiende a activarlos. Así que en lugar de luchar contra el antojo de chocolate, el profesor Morewedge piensa que debemos forzarnos a pensar repetidamente en su sabor, en masticar y tragar ese alimento que ansiamos.

Esto debe conducir a lo que se llama"habituación".

Es como cuando comes una enorme barra de chocolate: el último cuadrito nunca es tan delicioso como el primero.

El experimento debe conducir a la llamada "teoría de la habituación".

Su teoría es interesante y ciertamente parece funcionar a corto plazo en situaciones de laboratorio o ambientes artificiales, como nuestra prueba.

Pero ¿realmente puede ser utilizada como técnica rutinaria para combatir los antojos en la vida real? Esto nunca había sido probado antes.

Para descubrirlo enviamos a todos nuestros voluntarios a su casa con una bolsa enorme de chocolates.

Les pedimos que cada vez que tuvieran ganas de comer algo de chocolate hicieran la misma tarea de imaginación que habían hecho en nuestro experimento.

Los del primer grupo debían imaginar que comían 30 chocolates, los del segundo grupo tres chocolates.

¿Funcionó?

El experimento formó parte del programa de la BBC "Confía en mi, soy médico".

Esta vez estábamos interesados en ver qué efecto tenía el proceso en sus antojos. Así que cuando juntamos nuevamente a los dos grupos les pedimos que llenaran un cuestionario, en el cual ahora sí estábamos interesados.

Aunque no funcionó para todos, en promedio el grupo que había practicado "imaginar que comía 30 chocolates" informó que había tenido menos antojo de chocolate que el otro grupo que sólo había imaginado comer tres.

Tal como lo planteó uno de los voluntarios: "Para cuando terminé de imaginar que comía las 30 porciones realmente ya no estaba tan interesado en comer mucho chocolate real".

"Por lo general yo no puedo dejar una barra de chocolate sin terminar. Pero después de esto sí pude. Necesito perder algo de peso así que planeo tratar este enfoque con otros alimentos, porque obviamente esto funciona para mi".

Hay evidencia de que este enfoque puede funcionar para otros antojos (se ha usado para reducir el ansia de comer queso, además de la de chocolate), y sería interesante probarlo con adicciones más serias, como la del tabaco o el alcohol.

Así que la próxima vez que tengas un ansia de comer algo que no deberías comer, trata de imaginarte que lo comes 30 veces.

Comentarios

AYUDANOS CLICK A LOS ANUNCIOS

Entradas populares de este blog

Animador dominicano junto a Don Francisco ahora por Telemundo

Fernando Delgado, el animador dominicano que estuvo durante varios años con Don Francisco en "Sábado Gigante", pasa a formar parte  del staff del espacio que ahora conduce el productor de televisión chileno en la cadena Telemundo.Delgado expresó estar completamente agradecido que Don Francisco. le haya tomado en cuenta y llevarlo consigo en su mudanza hasta Telemundo. Durante un buen tiempo este talentoso criollo -oriundo de Bonao- estuvo fungiendo como animador del público.El también cantante profesional tiene varios años radicado en La Florida donde además se desempeña como animador de eventos y realiza una especie de “Show Man” en "La Ceniza" de Miami.  Mario Kreutzberger -nombre real de Don Francisco- inició  su nuevo proyecto el pasado domingo 9 de octubre bajo el nombre de "Don Francisco te invita", una revista de variedad donde cada semana el reconocido presentador y productor de televisión entrevista a personalidades del mundo del entretenimiento…

Pacquiao admite haber consumido drogas

Por  GUSTAVO MIRÓN El boxeador filipino Manny Pacquiao dice que consumió todo tipo de drogas en su adolescencia, pero luego se convirtió en un campeón.Manny Pacquiao, boxeador filipino, confesó este jueves haber consumido todo tipo de drogas durante su adolescencia, adicción que le duró durante varios años antes de comenzar su carrera como pugilista profesional.Pacquiao sorprendió con estas declaraciones debido a la imagen que tiene con el pueblo filipino, donde ahora se desempeña como senador. "PROBÉ DROGAS... MUCHOS TIPOS DE DROGAS, TODO TIPO DE DROGAS ANTES DE CONVERTIRME EN UN CAMPEÓN”, REVELÓ PACMAN.

Lo anterior en apoyo al presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, cuya ofensiva antidrogas ha dejado en tres meses más de 3 mil muertos, en su mayoría consumidores y pequeños traficantes.Pacquiao, aliado cercano de Duterte, dijo también que el mandatario fue ungido por Dios para disciplinar a los filipinos, por lo que se debe respetar su autoridad."EL PRESIDENTE NO SABE MI …

Locutores “Sin sal ni pimienta”

La comida sin sal ni pimienta por lo general nos parece insípida, la ventaja que sobre la mesa hay sal por si uno gusta ponerle a la comida para tomar un poco de saber, aunque los buenos cocineros opinan que la sal y pimienta se pone desde antes para que al cocinarse la comida ya tenga sabor…pero y en el caso de los locutores?Hay locutores que tienen su propio estilo, también existe el típico que se la pasa imitando a otros, y por supuesto aquellos que solo parecen presentadores de canciones y son buenos para decir la hora…pero y  dar una nota de cualquier tipo? o realizar un concurso?  Y ni que decir de hacer las menciones de patrocinadores que les toca en su turno al aire…Los clientes mandan una información de sus productos o negocios a promocionar y el locutor tiene el compromiso de poner de su propia “cosecha” el estilo de la mención, no solo para dejar contento al cliente o patrocinador sino para convencer al auditorio.El problema que es común que se presente en una cabina de rad…